• Juan Carlos Bondi

Cruce Andino

Actualizado: 24 jul

El camino se disfruta


¿Es posible cruzar de Argentina a Chile en una travesía espectacular a través de lagos andinos patagónicos, en paisajes que nada tienen que envidiarle a los escenarios de El Señor de los Anillos? ¡Sí, es posible!


Como bien dicen los sabios: “lo importante no es llegar, sino disfrutar el camino”, y bien lo sabían los nativos huilliches y mapuches, quienes hace más de cuatro siglos realizaban esta travesía, la cual Turisur recrea como el “cruce andino”, un recorrido desde Bariloche hasta Puerto Varas en Chile que consta de 3 navegaciones y 4 tramos terrestres para descubrir el corazón de la Patagonia andina con todas las comodidades.


El trayecto dura 9 horas aproximadamente; se puede realizar de a tramos con pernocte opcional a mitad de camino en Puerto Blest y noche (o noches) obligada en Puerto Varas al final del recorrido. ¿Vamos? Desde Bariloche, la travesía comienza en Puerto Pañuelo de donde zarpa el catamarán que navega el lago Nahuel Huapi durante una hora, hasta Puerto Blest, una perlita de la Patagonia. Dormir en el hotel histórico acá es una experiencia única, a orillas del lago entre bosques ¡y nada más!


A continuación un tramo de 10 minutos en bus conecta con Puerto Alegre donde se embarca para cruzar el lago Frías, uno de los más emblemáticos, por su color esmeralda. Hipnotizante.

Cuando el catamarán llega a Puerto Frías, luego de realizar los trámites de Aduana, comienza el último recorrido por tierra en suelo argentino. A 1000 metros de altura y durante 30 km aproximadamente, uno queda legalmente fuera del mapa hasta que se llega a Peulla —“brote de primavera” en mapuche—, una localidad chilena con 120 habitantes y un solo restaurant, el del Hotel Natura, donde se almuerza para seguir el camino con energías renovadas. En el pueblo de Peulla, el Cruce Andino ofrece una excursión safari 4x4, canopy y cabalgatas (esto no está incluido dentro del paquete y el pasajero debe hacer noche para participar en algunas de las actividades).


De Peulla parte el último catamarán a través del increíble lago Todos los Santos hasta Petrohué —“lugar de neblina” —, con vistas a los volcanes Puntiagudo, Calbuco y Osorno, a la cascada Ye y a la siempre presente vegetación de la selva valdiviana. Una vez en Petrohué, se toma un bus durante dos horas para llegar a destino final: Puerto Varas, una ciudad con encanto propio a orillas del lago Llanquihue, el quinto más grande de América del Sur.


  • Volamos a Bariloche de lunes a lunes y, en algunos casos ,con hasta 3 frecuencias diarias.


 

Si optás por quedarte unos días en Puerto Varas, te dejo algunos planes para aprovechar la estadía:

*Parque Nacional Alerce: ideal para hacer trekking.

*Visitar los pueblos vecinos Frutillar y Puerto Montt. Hay minibuses que van de una ciudad a otra.

*Isla de Chiloé. TursiSur presta el servicio de traslado a la isla.


Ahora sí, estamos listos para emprender la vuelta a Bariloche y seguir disfrutando de esta ciudad encantadora.


@turisurbrc

Entradas Recientes

Ver todo