• Juan Carlos Bondi

El secreto del cementerio de Chacarita

Actualizado: may 3

Historias y leyendas acerca del Cementerio de la Chacarita hay miles. Sin embargo, hoy les queremos contar una historia real, de paz y reconciliación que tuvo como escenario a este inmenso cementerio. A principios del siglo XIX, a pesar de que aún no se había dado la gran ola inmigratoria que vendría a finales de siglo, existía una comunidad de británicos y alemanes bastante grande que, al ser protestantes, no se les permitía inhumar a sus muertos en los cementerios católicos. Se los llamaba “los disidentes” ya que no tenían los mismos ritos ni concebían a la muerte de la misma manera que los católicos romanos (la religión principal en Argentina debido a nuestra tradición proveniente de España). En 1821, el presidente Rivadavia declara la libertad de culto y otorga a “los disidentes” un cementerio con una pequeña capilla. Estaba ubicado en donde actualmente se encuentra la intersección entre Cerrito y Juncal. Sin embargo, esta zona tan céntrica rápidamente comienza a crecer y para 1833 los disidentes abandonan este espacio. Como corresponde, les otorgan un nuevo sitio en el actual barrio de Balvanera, el cual pasa a llamarse el “Cementerio de Victoria”. Para 1892 ya había crecido mucho la ciudad y los vecinos comenzaron a quejarse del cementerio. Nuevamente, los protestantes tuvieron que trasladarse, aunque por suerte, esta vez ya sería de forma definitiva. Así es que llegan al Cementerio de la Chacarita. El sector otorgado para los protestantes fue dividido en cuatro secciones: ingleses, alemanes, norteamericanos y una reserva para protestantes de otras nacionalidades. Al comienzo, a pesar de que estaban divididos en estas cuatro secciones, los cementerios estaban integrados, sin rejas ni cercos que los delimitaran y también se compartía el uso de la capilla. Sin embargo, en 1914 estalla la Primera Guerra Mundial. Al estar Alemanes y Británicos en bandos opuestos, ellos deciden separar la administración, construir un cerco para delimitar sus espacios e incluso la capilla es comprada por los británicos y los alemanes comienzan a construir una nueva para ellos. Años más tarde, el cerco se convirtió en una pared divisoria. A pesar de que la rivalidad entre estas naciones fue muy intensa y extensa, todo tiene una solución. El pasado 11 de noviembre de 2018, a 100 años de la firma del armisticio que le puso fin a la Primera Guerra Mundial, se derribó parte del muro que los dividía y se inauguró un portón de hierro que los conecta. Estableciendo así, definitivamente, un Tratado de Paz.

¿Conocías esta historia? Estos son los secretos que la ciudad tiene preparados para tu próxima visita.


Entradas Recientes

Ver todo