• Juan Carlos Bondi

Vacaciones en Jujuy

Actualizado: jun 24

Si estás pensando a donde ir de vacaciones, y querés salir de la rutina, un viaje a Jujuy es lo ideal. Con paisajes y cultura totalmente distintos a lo que estamos acostumbrados, la provincia Norteña tiene un montón de cosas para hacer. Hoy venimos a proponerte que visites la maravillosa Quebrada de Humahuaca: Purmamarca, Tilcara y las Salinas Grandes son los must de este viaje, y de pasada parar a visitar los pequeños y encantadores Uquía, Maimará y Humahuaca.



Si vas de viaje a Jujuy en familia, lo más conveniente es alquilar un auto desde el aeropuerto de Jujuy. Aunque hay micros que conectan los distintos destinos entre sí, cuando empezás a sumar los precios te dan más o menos lo mismo. Además, el auto te da la libertad de manejar tus propios horarios y no te condena a pagar fortunas por las excursiones por el día. Eso sí, tenelo reservado con anticipación porque muchas agencias no tienen los autos ahí, y los tienen que llevar.


Si tenemos el auto, lo más cómodo es hacer base en un solo lugar, o a lo sumo dos, e ir visitando los demás destinos desde ahí. ¿Nuestro favorito? Purmamarca, un pueblo adorable con tremenda gastronomía. Tilcara el típico y también está muy bien. Tiene más oferta hotelera y opciones un poco más económicas. Estando a menos de 30 km de distancia entre sí, quedan en un punto medio entre todos los otros destinos para visitar.


Purmamarca

No es nuestro favorito sin razón. Purmamarca es un pueblo que parece estar inmerso en un universo paralelo. Callecitas irregulares enmarcadas por casas de barro de colores tierra, artesanías de colores brillantes por doquier, y la cadena de cerros rojizos de fondo, hacen que cualquier rincón de la ciudad sea digno de la fotografía perfecta. Ni hablar de que cada tanto aparece al final de la calle, perdido por el horizonte, el Cerro de los Siete Colores, una formación rocosa que se fué creando a lo largo de las eras geológicas, quedando marcada cada una de ellas en los colores de la colina.


La mejor actividad para hacer en el pueblo, aparte gozarlo vagando sin rumbo por ahí, es el Paseo de los Colorados: un recorrido de 3 km a pie, por el medio de los cerros, para apreciar uno de los más increíbles escenarios geográficos del país.


Tilcara

Es parecido a Purmamarca, pero más urbanizado. Es el pueblo de la quebrada mejor preparado para recibir turismo y a donde suelen quedarse la mayor parte de los turistas que van de viaje a Jujuy. ¿Por qué? Porque es dueño de una de los yacimientos arqueológicos más importante del país: un antiguo asentamiento indígena precolombino, que está excelentemente recuperado. Su visita es obligada, ya que su historia es fascinante y, al estar posicionado en las alturas de un cerro, tiene una vista espectacular del pueblo. Está abierto todos los días de 9 a 17.30hs. Los lunes la entrada es gratuita.


Al lado del Pucará se encuentra el Jardín Botánico de Altura, que es un lindo recorrido entre plantas autóctonas, principalmente cactus y suculentas. Su entrada es gratuita.

A 5km de Tilcara se encuentra la Garganta del Diablo. No es la de las cataratas del Iguazú, pero es una zona muy atractiva ya que se trata de caminos formados entre cañones, rodeados de paredes de piedra altísimas y con cascadas que caen esporádicamente por ahí.


Salinas grandes

Se han vuelto una de las visitas obligadas de los viajes a Jujuy y con razón. Se trata de un paisaje impresionante, una manta totalmente blanca que parece nunca terminarse, un piso que en algunos lugares seco que parece quebrado, y en otros inundados genera un efecto de reflejo como si caminaras sobre un espejo.


Las Salinas son compartidas entre Salta y Jujuy, y para llegar a ellas hay que atravesar la Cuesta de Lipan, a 4000 metros de altura, con miradores a lo largo de todo el camino de paisajes espectaculares. No se puede acceder en transporte público, pero si no tenés auto es fácil contratar excursiones que te lleven.


Consejo: llevar anteojos de sol, protector y agua. El sol y su reflejo son bastante intensos.

Los pueblitos imperdibles

Sobre la Ruta 9, entre Purmamarca y Humahuaca, hay una serie de pequeños pueblos en los que vale la pena parar. Si bien puede que no tengan tantas cosas para hacer, son muy bonitos por su autenticidad e incluso para parar comer si se está buscando la comida más autóctona de todas. Maimará es el más conocido de todos, porque está a los pies de la Paleta del Pintor, una formación geográfica alucinante.


Al final del recorrido está Humahuaca, que aunque no deje de ser un pueblo, es incluso más grande que Tilcara. Estando menos desarrollado el Turismo, es mucho más fuerte la cultura local. Además, es el último pueblo antes de que comience La Puna, y el paisaje ya es muy diferente.




© 2019  FLYBONDI - LA LIBERTAD DE VOLAR